Javier Ventura
Pinturas

Confinamiento


Le oí a Miquel Barceló, en los meses duros de la pandemia, que el confinamiento era el estado ideal de un pintor. Casi bromeaba..
Como muchos de vosotros sabéis, a mi me pilló pintando en el Castillo de Santa Catalina, A salvo de todo en mi estudio, más concentrado que el zumo, o el Betis.. a pesar de todo, la experiencia fue tan especial y productiva que entendí aquella broma de Barceló.
Durante el confinamiento tenía correspondencia con Javier Ventura, uno de mis pintores favoritos y gran amigo además, que trabajaba en una serie sobre este tiempo tan singular en la humanidad.
Yo le contaba que me sentía a salvo y poderoso, pintando en el templo de Astarté, pintando a diario en el castillo con forma de estrella.
Hace días.. (no me las pongas muy fritas) , me envío fotografía de
l cuadro en el que estaba trabajando.
Este es el resultado de nuestras conversaciones, de la amistad, el respeto y de su idea central sobre el confinamiento..
Gracias Amigo 

Domingo Benitez